Marzo 2020

Confinados como todos los estudiantes RIPA y la mitad de los 7,8 billones de habitantes que pueblan nuestro planeta nuestros amigos, residentes y voluntarios, se ocupan de nuestro centro en Suiza. Fieles en su puesto, activamente preparan nuestra vuelta.

Adaptarse y preparar el futuro.

Ya no hay grupos del exterior, ni las actividades habituales, ni tampoco hay reservas de fin de semana de los grupos tibetanos u otros… El centro está confinado y sujeto también a cambiar sus costumbres. Es por eso que, nuestro buque se adapta. El trabajo continúa, eficazmente mantenido, porque en el área administrativa todavía hay que ocuparse de muchos temas: hay que retrasar las fechas de los grupos inscritos, anular reservas, adoptar nuevas opciones para el futuro … Begoña, Antje, Helen se pasan la mayor parte del día frente a sus ordenadores y al teléfono. Como no hay entrada de recursos financieros y hay que continuar haciendo pagos, los gastos se han reducido a lo más esencial. Añadiendo que, en lo referente a nuestra sangha las anulaciones de la venida de Lhuntrul Rinpoche y de Jigme Rinpoche para los que había numerosas inscripciones han supuesto también una disminución en el presupuesto. Luis, nuestro cocinero, está allí pero en el paro, lo que supone una gran ayuda. Carlo y Úrsula, transformados en voluntarios desde hace un tiempo, hacen un trabajo muy importante acompañados por Theresa. Gabriela, Nadya y algunos otros que acuden periódicamente se ocupan sobre todo de acondicionar el jardín. Evidentemente nadie se besa, no hay ningún contacto físico y se respetan las distancias entre unos y otros … Pero la moral va bien. Durante este tiempo tan convulso el espíritu Sangha nunca había estado tan presente, tan fuerte, y de tanto apoyo entre nosotros.

 

 

En la oficina – equipos informáticos, documentos, listados, Begoña, Antje y Helen hacen juegos malabares con todos los medios de información, sin olvidarse de las anotaciones, post-it y otras « tonterías » … En el campo -En Suiza los comercios también han cerrado, incluidos las floristerías. Menos mal que Gabriela plantó narcisos en el otoño. Se les encuentra en el mejor sitio, en el altar, en el bol de ofrendas. Y para el tsok, las primeras prímulas, recogidas justo al pie de la Gompa, adornan los platos de los Maestros ….. En el centro  Sin demora se empiezan algunos de los « trabajos » : planchado de montañas de Katas acumuladas durante muchos de los retiros…  Preparación y clasificación de los textos disponibles para las prácticas. Se van a colocar ordenados por idiomas … En el centro por fin veremos los bellos paneles de orientación renovados «  a mano »  con el arte y el cuidado puestos por Carlo y Úrsula … Gabriela – en paro técnico – desembala los paquetes recibidos con las compras que ha hecho hace cuatro semanas en Nepal para la tienda del centro.

Gran éxito de las prácticas en streaming vía face-book e internet

La primera experiencia tuvo lugar el 21y 22 de marzo, y continúa (*). Precisamente es durante los tiempos más atormentados, como los que estamos atravesando actualmente que las enseñanzas toman todo su sentido y significado. Y los términos en los que Begoña nos cuenta la vida y la práctica del centro nos lo confirman todos vuestros testimonios  :  « Nos sentimos totalmente sumergidos en la experiencia de la impermanencia, de la solidaridad, del altruismo, de la abertura del corazón, de todo lo que nuestros Maestros nos enseñan y de las prácticas en las que nos comprometen  » … « Incluso si para el centro esto supone un asunto dificil desde el punto de vista financiero, no pensamos en ello en primer grado, sino que lo primero que nos preocupa es encontrar una mejor solución para cada caso, tanto para nuestra sangha como para los grupos exteriores. Es como si los intereses personales hubieran caído ya que comprendemos que todos estamos en el mismo barco». A propósito de barco, Jigme Rinpoche, durante una de sus primeras enseñanzas en Europa en 1996/1997 nos habló del rol del Maestro en el Budismo tibetano. « El Maestro » nos explicó, « Es como el capitán de un barco. En el muelle de salida, hace montar a todos los que desean partir en la gran travesía. A lo largo del viaje, va a guiarles atravesando tormentas, huracanes, arrecifes, profundidades y peligros de toda clase. Una vez llegados a las orillas sagradas, todo el mundo se baja y el Maestro parte de nuevo, sólo en su barco, para acoger a nuevos viajeros ». Estremecidos, varios de nosotros rompimos a llorar. Más de veinte años después, estamos en plena travesía ¡y no viajando en crucero ! Tenemos suerte de que Nuestros Maestros son grandes capitanes. Coronavirus o no, están ahí para ayudarnos a atravesar todos los cabos y entre todos ellos, el cabo de Buena Esperanza.

 

 

  • Preparación de la práctica y del streaming – Úrsula y Begoña colocan el trono de Namkha Rinpoche, Antje se ocupa de la cámara, cada uno contabiliza sus acumulaciones. En todos los países – en nuestra gompa en Suiza, también en España, en Francia, en Bélgica, En Gran Bretaña, en Rusia, etc … Más de 50 estudiantes lo han seguido este primer fin de semana, sin olvidar los que han practicado sin conectarse.

  • Hasta pronto para la próxima práctica y un próximo mini-blog

(*) para seguir las prácticas en directo, conectaros directemente sin ninguna obligación en :

https://www.facebook.com/ripa108

*****

Apoyo al centro

Si deseáis apoyar al centro en estos tiempos difíciles, podéis suscribiros al programa de Apoyo al RIC, o bien hacer una donación única, utilizando la cuenta bancaria en este formulario: RSP_Form_ES