Disciplina

Nuestro propósito es llegar finalmente a la iluminación. Nuestra motivación es buena, porque no es únicamente para nuestro propio beneficio sino para el de todos los seres sintientes. Se trata de una meta a largo plazo y por lo tanto daRipa Newsletter April 2014_EN_img_108remos lo mejor de nosotros lo que requiere una diligencia y disciplina enormes; las dos cualidades principales que nos pueden ayudar a evitar distracciones.
¿Cómo desarrollamos, por ejemplo, atención plena? Tenemos que estar preparados para recordarnos esto a nosotros mismos en cualquier momento cuando estemos distraídos, y esto requiere una tremenda disciplina que creo que es la cuestión más difícil a la que se enfrentan los estudiantes. No sólo los estudiantes del Dharma, todo el mundo tiene problemas con la disciplina, especialmente cuando vives en una supuesta sociedad libre, donde la libertad de expresión, democracia y libertades de todo tipo de cosas son apreciadas tanto y son una fuente de orgullo. Para tal sociedad es muy difícil hablar de disciplina.
Pero ¿qué significa realmente disciplina? A veces, cuando hablamos de disciplina algunos piensan en ella en relación con el comunismo. Hay gente que relaciona la disciplina como un tipo de ley, forzándonos a hacer esto o aquello. Lo ven como un bloqueo de la libertad o de la expresión y de la libertad de aquello que queremos. Este sentimiento de ser lo que quieras ser es un obstáculo que siempre habéis apreciado. Puedes ser lo que quieras pero ¿será bueno para ti o no? Necesitamos cierta disciplina y consciencia para ver que no todo lo que creemos es bueno para nosotros. Si tenemos en cuenta todo lo que pensamos, nos daremos cuenta que no todos nuestros pensamientos son buenos para nosotros, y mucho menos para los demás. Tenemos que examinar nuestros pensamientos.
Por ejemplo, a veces tenemos pensamientos terribles y no podemos pensar simplemente que es mi pensamiento así que lo voy a expresar. No puedes expresar todos estos pensamientos terribles y actuar siguiéndolos simplemente porque tengas la libertad y el derecho para hacerlo. Hay pensamientos que pueden ser dañinos no solo para nosotros sino también para otros. No es necesario expresarlos pero para darnos cuenta de eso, es importante desarrollar atención plena lo cual únicamente puede hacerse mediante la disciplina. Hay muchas veces en las que un tipo de pensamiento viene a la mente y sentimos que no es bueno. Pensamos: “No voy a volver a pensar así. Me avergüenzo y estoy abochornado de pensar así.” No obstante sabes que en los próximos segundos seguirás el pensamiento con acciones y el resultado no siempre es así de bueno. Nuestra experiencia en la vida nos dice que hay ciertas experiencias que seguimos repitiendo aunque hayamos deseado que no sucedan. Esto muestra una falta de disciplina y de atención plena.
La disciplina, la atención plena y la diligencia son factores importantes en el camino del Dharma y también en el camino diario para cada uno, porque realmente nos ayudaran a evitar cometer un montón de estupideces. La disciplina también nos puede ayudar y animar a cultivar y desarrollar buenos pensamientos, acciones y resultados. No siempre es malo tener disciplina y diligencia porque mediante ellas nos centramos más. Por tanto nuestro objetivo y nuestra meta estarán más claros y debido a esto, podremos esforzarnos de verdad. Cuando nuestra meta y propósito están claros, si tenemos diligencia y disciplina, entonces el resultado será satisfactorio. Quizá seamos incapaces de realizar la totalidad, pero al menos, cualquiera que sea el logro que seamos capaces de conseguir aporta cierta satisfacción y contentamiento y cierta alegría, por lo que es una buena manera de comenzar. La alegría y el contentamiento se vuelven el movimiento que nos inspira y motiva a lo largo del camino.
Reflexionando en estas verdades, lleva todo el camino y todo el Dharma al corazón. Se trata de un asunto absoluto que nos incumbe a todos no por nuestro propio beneficio sino por el bien de todos los seres. Tómate el camino en serio, independientemente de que practiques diez minutos o dos horas. Toda práctica importa cuando tienes estas verdades presentes en tu mente. Puede marcar una gran diferencia en tu acercamiento al camino. Haz un esfuerzo para desarrollar disciplina y diligencia y verás como te ayuda a la larga. Por ejemplo, a veces puedes sentirte con la moral muy baja por ciertas razones, puede que no te apetezca practicar, pero debido a que tu diligencia y disciplina han sido bien entrenadas, no te abandonarán. Te recordarán constantemente que tienes que practicar, siempre es una ayuda pues prevendrán que busquemos excusas para no hacer la práctica. Puede ser un poco difícil al principio, pero al final siempre nos conduce a buenos resultados, esto es algo que podemos agradecer.
En los monasterios, por ejemplo, el modo en el que los monjes y monjas crecen, el modo en el que son entrenados es con mucha disciplina y diligencia. Debido a que están acostumbrados a ser disciplinados, también son capaces de usar completamente su preciada vida humana. No solo les permite ver la vida con más sentido y usarlo para volverse más alegres y beneficiosos con circunstancias más saludables, sino que también se vuelven encarnaciones vivientes de las realizaciones espirituales de toda una tradición espiritual. Simbolizan esta tradición espiritual de sabiduría viviente de un modo conmovedor. Esto es lo que resulta verdaderamente inspirador para todos nosotros, pero puede que esto no hubiese sucedido sin disciplina. Por tanto, estos son factores cruciales para que nuestra práctica
tenga éxito, resulte satisfactoria y que al final consigamos algo. A veces verás que las distracciones decrecen, nuestra comprensión, experiencias y bendiciones se enriquecen, se vuelven más profundas.

 

Todas las técnicas del Dharma pueden usarse para pacificar las distracciones. Cuando todas las distracciones son extraídas, automáticamente nos sentimos centrados, relajados y enraizados lo que puede dar cabida a muchas cosas preciosas dentro de nosotros, particularmente si buscamos una transformación interior. Esto nunca puede tener lugar sin trabajar primero con la distracción la cual es el culpable y principal obstáculo, diría yo. Incluso si tenemos buena motivación, muchas cosas en la vida permanecen inconclusas debido a la presión de la distracción.
— Dungsey Gyetrul Jigme Rinpoché